sábado, 10 de octubre de 2009

Hallazgo de nuevo Stonehenge (Notiweb)


Descubren un nuevo Stonehenge

Un grupo de arqueólogos británicos descubrió los restos de un «segundo Stonehenge» ubicado a pocos kilómetros del monumento megalítico original, situado en el condado de Wiltshire, al sudoeste de Inglaterra.

FUENTE | Agencia EFE 09/10/2009

El hallazgo, de un equipo de expertos de varias universidades del Reino Unido, confirma que la famosa construcción de la Edad de Bronce (2.500 años antes de Cristo) formaba parte de un complejo más amplio que posiblemente tenía fines rituales y funerarios.

El nuevo monumento, que podría ser incluso más antiguo, ha sido bautizado como «Blue Stonehenge» (Stonehenge azul), por el color de la piedra de arenisca procedente de las montañas Preseli de Gales (a unos 240 kilómetros) que en su día lo conformó, explicó a Efe uno de los directores de las excavaciones, Julian Thomas.

«La construcción hallada sería similar al Stonehenge que conocemos, aunque más pequeña, y también está relacionada con otros restos arqueológicos descubiertos en los últimos años, como la villa neolítica de Durrington Walls (2005)», señaló el profesor de la Universidad de Manchester.

Se cree que el «Blue Stonehenge», del que actualmente sólo quedan nueve hoyos y algunas zanjas (junto con objetos arqueológicos como puntas de lanza), se encontraba en un extremo de una gran avenida procesional construida en el neolítico y que habría conducido a Stonehenge, siguiendo el curso del río Avon.

Se trataba de un conjunto circular de piedras -posiblemente, al principio unas 25- con un diámetro de unos diez metros, rodeado por un foso, un diseño parecido al del monumento principal, que tiene 30 metros de diámetro y está formado por cuatro circunferencias concéntricas.

Para poder precisar la fecha de construcción del «Blue Stonehenge», los arqueólogos han enviado a analizar, mediante pruebas de datación con carbono, unos restos de astas de animales que también se han encontrado y que seguramente se utilizaron como herramientas para edificar el monumento.

El foso alrededor del «Stonehenge azul» parece datar del 2.400 a. C, pero, según los expertos, a juzgar por unas puntas de lanza encontradas, el círculo de piedras pudo ser más antiguo, «del 3.000 a. C.», apuntó Thomas.

Los arqueólogos implicados en el proyecto, conocido como «Stonehenge Riverside Project», de las universidades inglesas de Manchester, Bristol y Sheffield, creen que esas piedras pudieron ser trasladadas al propio Stonehenge, a 2,8 kilómetros de distancia, hacia el 2500 antes de Cristo, cuando fue reconstruido.

Se espera que los análisis científicos confirmen si, como se piensa, son las que ahora se alzan en el centro de la célebre construcción megalítica.

Según Thomas, el hallazgo del «Blue Stonehenge» confirmaría la teoría de los participantes en el proyecto de que el río Avon jugó un papel fundamental en la época al unir el «dominio de los vivos» (en el pueblo de Durrington Walls) con un «dominio de los muertos», representado por Stonehenge y el nuevo monumento descubierto.